El sistema multibiométrico ABIS de la Policía Nacional

El sistema multibiométrico ABIS de la Policía Nacional
  • La Policía contrató un sistema biométrico facial, palmar y dactilar para “individualizar el crimen” a través de la identificación de personas en videos e imágenes.
  • El contrato fue de más de 11 mil millones de pesos colombianos y se adjudicó a la empresa Unión Temporal Tecnocom 2017.
  • Debido a las dificultades para migrar las bases de datos, fue necesario incluir otros dos proveedores de tecnologías: IDEMIA y Herta.
  • El sistema se adquirió sin tener una base de datos de registros faciales que le permitiera identificar (establecer la identidad legal de una persona) a través de su rostro. Por eso, la Policía le pidió a la Registraduría acceso a su base de datos de rostros.
  • La Policía quedó con un sistema capaz de capturar imágenes de rostros en videos e imágenes, agruparlas en álbumes de reconocimiento fotográfico y de hacer búsquedas en el Sistema Operativo de la Policía y el Sistema Nacional de Identidad de la Registraduría.
  • En 2016 la Policía Nacional desplegó el sistema multibiométrico ABIS. El sistema está diseñado para las labores de investigación e identificación de personas sospechosas o con procesos pendientes con la justicia que realiza la entidad.

Desde 1998, la Policía Nacional contaba con un Sistema Automatizado de Identificación Dactilar (AFIS por sus siglas en inglés) para personas con procesos penales. Este sistema fue una donación del Gobierno de los Estados Unidos en el marco del Plan Colombia.1 En 2006, la Policía Nacional inició un proceso para cambiar la tecnología a su disposición para la identificación de las personas y modernizó el AFIS con un contrato con la multinacional Safrán Morpho, actualmente IDEMIA, para interconectar el sistema con una réplica del sistema civil de la Registraduría Nacional del Estado Civil.2

El sistema AFIS es una base de datos que permite la identificación de una persona a través de la lectura y comparación de sus huellas dactilares, con la información que tiene en el sistema.

En 2017, el Fondo Rotatorio de la Policía Nacional inició la adquisición, implementación, prueba y puesta en funcionamiento de un sistema biométrico facial, palmar y dactilar.3 Este proceso de selección terminó en la adjudicación de un contrato de más de 11 mil millones de pesos colombianos a la Unión Temporal Tecnocom para desarrollar este sistema.

La idea del sistema era avanzar en “la administración de la justicia porque brinda análisis científicos y técnicos que ayudan a la individualización del crimen”. Por un lado, este sistema permitiría avanzar en la identificación de las personas de manera mucho más efectiva a través de imágenes extraída de vídeos de cámaras de seguridad localizadas en puntos específicos3.

Por otro lado, la Policía pretendía que este sistema se conectara con los dispositivos MorphoRapID, fabricados por IDEMIA, para que un agente de Policía pudiera identificar a las personas con la detección de sus rasgos faciales.3 Aunque estos dispositivos permitían utilizar identificación facial, no se contaba con la infraestructura tecnológica para que esta función pudiera ser utilizada cuando se compraron en administraciones anteriores.

Se presentaron otros problemas durante la ejecución del contrato. La Unión Temporal no tenía experiencia en el sector y tenía dificultades para migrar las bases de datos ya existentes al nuevo sistema. Por eso, la Unión Temporal se vio en la necesidad de subcontratar dos grandes compañías tecnológicas para que le asistieran en el proceso: IDEMIA –quién previamente había participado en el desarrollo del sistema AFIS– y a Herta.4

IDEMIA debía hacer la migración del sistema para unificarlo con las nuevas características del ABIS. Herta debía encargarse de los sistemas de reconocimiento facial. Los aplicativos de Herta que fueron adquiridos por la policía fueron Biodatabase para la migración de bases de datos, Biogenerator para generar un modelo 3D de los rostros de una base de datos de fotografías y el Biofinder para análisis forense de videos para identificar e individualizar.

En 2019, mostramos cómo este sistema se adquirió sin tener una base de datos con rostros que permitiera identificar a una persona.5

De manera similar al sistema AFIS, para que el sistema de reconocimiento facial funcione es necesario contar con una base de datos con plantillas faciales con la cual comparar los datos que se recogen a través de cámaras o imágenes y video. Al no contar con esta base, no hay registros con los cuáles comparar esa imagen que se recolectó para identificar a una persona.

Después de darse cuenta del problema, la Policía le solicitó a la Registraduría una copia de las plantillas faciales de las personas con antecedentes judiciales en el Sistema Operativo de la Policía. Esta solicitud fue denegada por la Registraduría en 2019, pues consideró que estaría perdiendo las herramientas para cumplir su función de identificación civil.6

Por esto, la Policía inició un proceso en contra de Tecnocom por incumplimiento del contrato. Sin embargo, debido a que la falta de la base de datos de la Registraduría no era responsabilidad del Contratista, la actuación en su contra fue retirada a finales de mayo de 2019.7

En 2021, la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional nos confirmó en una respuesta a una solicitud de información que el sistema ABIS tiene acceso a los sistemas de identificación facial de la Registraduría. El documento que gobierna ese acuerdo es el Convenio Interadministrativo 001 de 2020. Además, la Policía Nacional indicó que el sistema es utilizado por los equipos forenses de policía judicial y que sigue los procedimientos establecidos para otras identificaciones de muestras en casos penales establecidos por la Ley 906 de 2004 8.

El sistema de propiedad de Herta permite:

  • Obtener “múltiples capturas de rostros de personas cuando se trate de imágenes y/o análisis de video a fin de obtener una mejor imagen de rostro que se pueda comparar y ser enviada a la base de datos para su búsqueda, soportando la mayoría de formatos de video para su análisis”9.
  • La realización de álbumes de reconocimiento fotográfico de acuerdo con las especificaciones de la DIJIN y la INTERPOL.
  • Una interfaz para lanzar búsquedas al Sistema Operativo de la Policía y en la base de datos civil de la Registraduría y que almacene el resultado de la búsqueda en la nueva base de datos ABIS.

En conclusión

  • La Policía Nacional busca generar formas para identificar a personas en videos e imágenes sin su autorización. Por medio de la creación de un sistema de vigilancia que trata a todas las personas como sospechosas.
  • El reconocimiento facial se está utilizando sin ningún tipo de medidas de necesidad y proporcionalidad para limitar su uso en contextos políticos, como las protestas. Esta tecnología se utiliza sin consentimiento ni conocimiento de la ciudadanía.
  • La compra de tecnologías de inteligencia no tiene ningún control que permita analizar las posibles implicaciones para los derechos humanos en su uso.
  • Un desmedido entusiasmo tecnológico que contrata tecnologías de vigilancia sin contar con la infraestructura como en el caso de los Morpho RapID y el software Biofinder.
  • La Policía cuenta con un software capaz de recoger rostros en videos de toda índole sin ningún control para guardarlas en sus sistemas. Esto puede terminar en perfilamientos y persecuciones ilegales.
  • La Registraduría ofrece interconexiones a la Policía con réplicas de sus bases de datos del Sistema Nacional de Identidad y no entregando directamente su base de datos facial como lo solicitaba la Policía.

Para realizar este recuento nos basamos en la investigación Biometría en el Estado colombiano ¿cuándo y cómo se ha justificado su uso? de Fundación Karisma (2019), la documentación contractual más reciente y derechos de petición a la Policía Nacional.


Algunas de las fuentes utilizadas para la elaboración de esta entrada pueden ser consultadas en: https://drive.google.com/drive/folders/1nISfbrBGx5W_2qqf0sNrHMVH5sx_KXSw?usp=sharing

  1. El Plan Colombia es un acuerdo bilateral firmado en 1999 entre los gobiernos de Estados Unidos y Colombia para apoyar económicamente la lucha contra el narcotráfico. 

  2. Ver: Resolución 00623 de 2017 del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional. 

  3. Ver: Policía Nacional de Colombia, «Estudios previos para la adquisición, instalación, implementación, prueba, puesta en servicio, garantía, soporte y mantenimiento de un sistema biométrico facial, palmar y dactilar.», (Bogotá, 2017).  2 3

  4. Ver: Resolución 00623 de 2017. pág. 2 

  5. Policía Nacional de Colombia, «Resolución 000271 del 31 mayo de 2019.», (Bogotá, 2019). 

  6. Policía Nacional de Colombia, «Prórroga No. 3 al contrato de compraventa No. 203-1-2017.», (Bogotá, 2017). 

  7. Ver Castañeda, Juan Diego, Joan López, y Lucía Camacho. “Biometría en el Estado colombiano ¿Cuándo y cómo se ha justificado su uso?” Fundación Karisma, 2019. https://archive.org/details/biometria2 y Prórroga N 01 al contrato de compraventa N 203-1-2017. (Bogotá, 2017) 

  8. Policía Nacional de Colombia, «Respuesta PQRS 81526-20210609», (Bogotá, 28 de junio de 2021). 

  9. Policía Nacional de Colombia, «Resolución 000271 del 31 mayo de 2019.», (Bogotá, 2019), p. 10. 

El sistema multibiométrico ABIS de la Policía Nacional
Anterior

El Sistema Integrado de Videovigilancia Inteligente para Transmilenio (SIVIT)

Siguiente

El sistema de reconocimiento facial de la Registraduría Nacional

El sistema multibiométrico ABIS de la Policía Nacional